Aumenta la fuente
y
mejora el contraste

5 razones para explorar Malinalco

Lectura 4 min

Pinturas rupestres, cine dentro de una cueva y un taller de madera es solo una probadita de todo lo que puedes hacer en el Pueblo Mágico de Malinalco

Foto: Viridiana Ramírez / Ser Grande.

A Malinalco llegas por el impulso de recorrer su zona arqueológica tallada en una montaña sagrada o para contemplar cada detalle de los frescos que decoran el Exconvento Agustino, en medio de la plaza principal de este Pueblo Mágico del Estado de México.

Sin embargo, ambos sitios turísticos se encuentran cerrados al público por motivo de la pandemia y volverán abrir sus puertas hasta cambiar a semáforo verde. Pero, esta medida permite descubrir otros atractivos principales de Malinalco y planear una escapada de fin de semana, pues el Pueblo Mágico se ubica a tan solo dos horas de CDMX. 

Te presentamos 5 actividades que debes hacer cuando visites Malinalco, toma nota:

Foto: Edmundo Cambrón / Punto Romántico.

Cine en Cueva

¿Hace cuánto no vas al cine? La empresa Punto Romántico transforma cada noche una cueva en una sala de cine exclusiva para una persona, una pareja o una familia.

Solo debes elegir la película que deseas ver y la pizza con la quieres acompañar. Del resto se encarga el staff, quienes decoran la cueva de manera extraordinaria: se monta un mini picnic, una claqueta, el cartel de tu película e incluso, te entregan tus boletos de acceso personalizados. 

Te puede interesar:
Santuario de Atotonilco, la “Capilla Sixtina” de México

Después de disfrutar la película, tómate tiempo para contemplar la vista nocturna hacia el centro de Malinalco y un cielo tapizado de estrellas. 

Foto: Cortesía Malikualli Complejo Ecoturístico.

Para acariciar el cielo

En el complejo ecoturístico Malikualli puedes “acariciar” el cielo con tan solo estar sujetado de cuerdas y arneses. ¿Te animas?

Hay una tirolesa que cruza todo el lugar si deseas una emoción tranquila; un rapel para descender por una ladera de la montaña si buscas un momento con más adrenalina; y un puente tibetano para poner a prueba tu equilibrio y demuestres a todos ese espíritu aventurero que, quizá, nadie te conocía en la familia. 

También puedes leer:
Cárgate de vitamina D en estas 5 playas solitarias de México

Pasa un día de adrenalina con tus hijos y nietos, estamos seguros de que amarán “volar” por el cielo de Malinalco

Foto: Getty Images.

Moldeando emociones

De Tour en Tour te lleva a conocer los talleres de los artesanos locales de Malinalco para descubrir su gran talento y hacer conciencia sobre lo complejo de su trabajo. 

Hay varias opciones para elegir: tallado en madera, pintura en vidrio, filigrana de papel, fabricación de títeres y marionetas y barroterapia, donde creas una obra haciendo lo que tu corazón te dicte. 

También puedes visitar un taller de dulces tradicionales mexicanos, aunque para eso habrá que trasladarse al pueblo vecino de Chalma.

Al tratarse de un proyecto de emprendimiento social, más del 60 por ciento de las ganancias van destinadas directamente a los artesanos. 

Fotos: Viridiana Ramírez / Ser Grande.

Una bebida todo terreno

En bicicleta eléctrica o a bordo de una cuatrimoto puedes llegar hasta el Alambique La Cascada o Rancho El Caporal, para escuchar en voz de los maestros mezcaleros Gabriel Núñez o Sergio Reynoso, la tradición mezcalera que envuelve a Malinalco, la historia de su oficio y degustar la bebida recién salida del alambique.. 

Como dato importante, Malinalco se ha convertido en el principal productor de esta bebida de agave en el Estado de México; hay 41 mezcalerías. También se contrata con De Tour en Tour

Foto: Cortesía Malikualli Complejo Ecoturístico.

En busca de trazos milenarios 

Una alternativa a la zona arqueológica es dejarse llevar por un guía del centro ecoturístico Malikualli, para internarse en una cañada y avistar la flora y fauna que caracteriza al Pueblo Mágico de Malinalco: árboles de amate y pericones, golondrinas, colibríes, armadillos y halconcillos.

La parada final son las pinturas rupestres y petrograbados conocidos como “Los Diablitos” por su color rojo. Se trata de una representación de la danza de la fertilidad que data del año 3000 a.C.

No te pierdas:
Cubo: un regocijo gastronómico en medio del bosque

© Todos los derechos reservados

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Compartir este artículo

Ivett Rangel

Periodista desde hace 25 años con una inquietud permanente por saber más y compartir lo aprendido.

travelrangel522@gmail.com

Otros artículos del autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Imagen publicitaria

Recibe las últimas noticias de
Ser Grande en tu correo

Suscríbete

Sigue nuestras
redes sociales

Imagen publicitaria

Ser grande en instagram