Aumenta la fuente
y
mejora el contraste

Mayo, mes de la Virgen María

Lectura 7 min

En mayo se celebra a la Virgen María. No es casual que el Día de la Madre también suceda durante el mes mariano

Foto: Vitage Medical

En la tradición católica, la Virgen María es considerada no solo madre de Jesús, sino de toda la humanidad. 

Se le festeja particularmente durante el apogeo de la primavera, en el “mes de las flores”. Por lo tanto, esto sucede en mayo en el hemisferio norte y en noviembre en el hemisferio sur.

Este mes de mayo, en SER GRANDE, nos hemos dado a la tarea de observar la maternidad desde distintos ángulos. Ahora toca el turno a la madre cuando es elevada a los altares.

PUEDES LEER: CAMBIOS EN LA MATERNIDAD A TRAVÉS DE LOS AÑOS

Las madres forjaron la humanidad

La madre en el universo
Foto: Sousa de Pexels

Desde tiempos remotos, las mujeres velaron por el espacio físico de reunión y crianza, mientras los hombres se ausentaban por semanas para cazar y aún después para llevar los rebaños en busca de pastos. 

El hogar fue el espacio donde nuestra especie se convirtió en humanidad, donde la socialización maduró con criterios que solo la perspectiva femenina podía aportar. 

Es algo que va más allá del instinto materno, es la consideración a los demás en términos de su valor intrínseco, no únicamente de su fuerza o su apostura.

A pesar de que las sociedades patriarcales se fueron imponiendo a través de la historia, el altísimo valor de la figura materna no fue negado jamás. Nuestra procedencia es evidente. 

Artemisa
Artemisa, diosa griega de la fertilidad.
(Foto: Getty Image)

No es gratuito que en diferentes cosmovisiones (no exclusivamente religiones) se hable de la “madre tierra”.

Para los griegos, Artemisa era la diosa de la fertilidad, y también se le celebraba en la primavera.

Tampoco es fortuito que las deidades más empáticas sean femeninas, particularmente si representan el papel de madres.

¡En ningún lugar nos sentimos más seguros que en el vientre o el regazo materno!

Es natural, entonces, que la figura de la Virgen María resultara un puente más amable en la adopción de la religión que las potencias europeas trajeron e impusieron hace 500 años en el continente americano; particularmente en los territorios dependientes de España, la gran defensora de la fe católica ante la reforma protestante, que relega el papel de María.

Lo anterior es nada más un marco antropológico. En SER GRANDE nos entusiasma cada ocasión para celebrar la vida. 

Así que este mes mariano, y mes de las madres, hacemos un recuento de la presencia de la figura de la Virgen María en nuestra región. 

La Virgen María en nuestros pueblos

Virgen María
Virgen de Guadalupe, patrona de México.
(Foto: Getty Image)

Aunque reciba diferentes nombres, y aunque su adoración no siempre parta de una aparición considerada milagrosa, en todos los casos se trata de la misma persona, la Virgen María.

Virgen del Pilar (España, siglo I) 

La basílica de Nuestra Señora del Pilar, en Zaragoza, es uno de los templos marianos más conocidos de Europa. Se fundamenta en la aparición de la virgen a Santiago Apóstol, acompañándole en la evangelización del territorio ibérico.

La Santina, Nuestra Señora de Covadonga (España, c. 720)

El rey Don Pelayo se consagró a María y su lucha contra los musulmanes. A partir de sus triunfos se adoptó una adoración popular a la virgen, que es visitada por millones de personas cada año.

Nuestra Señora de la Altagracia (República Dominicana, 1502)

La imagen fue pintada y llevada desde España (Sevilla, muy probablemente). Es una escena del nacimiento de Jesús.

PUEDES LEER: VIRGEN DE GUADALUPE: ¿POR QUÉ ES TAN VENERADA?

Santa María La Antigua (Panamá, 1510) 

Los fundadores de la ciudad de Santa María de la Antigua del Darién construyeron la primera capilla dedicada a la Virgen María en América. Desde allí, su culto se extendió.

Nuestra Señora de Guadalupe (México, 1531) 

Una manifestación considerada milagrosa; una aparición que quedó plasmada en la tilma (especie de capa) del indio Juan Diego, quien fue canonizado. 

Santa María de Guadalupe fue declarada Patrona de América y la basílica consagrada a ella es uno de los principales destinos de peregrinaje del mundo.

Nuestra Señora de la Merced (Perú, 1535)

Llegó a Perú de la mano de los Padres Mercedarios, y es reconocida por haber liberado a miles de cristianos prisioneros de los moros, que los llevaban como esclavos a África.

Nuestra Señora del Carmen de Maipú (Chile, 1540)

Pedro de Valdivia, conquistador español y fundador de la ciudad de Santiago, dedicó el primer templo.

Posteriormente, esta virgen fue de especial devoción de las tropas independentistas chilenas.

Nuestra Señora del Rosario (Guatemala, 1559)

Los monjes dominicos fundaron la primera cofradía del Rosario en la ciudad de Antigua y desde ahí se extendió la devoción por la Virgen del Rosario.

Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá (Colombia, 1560)

Esta imagen de la virgen fue casi desechada debido al deterioro, pero recuperó milagrosamente su

color ante los rezos.

Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción de “El Viejo” (Nicaragua, 1562)

Esta imagen de la virgen acompañaba al teniente gobernador de la región. Los pobladores le tomaron cariño y parece que fue recíproco, ¡pues la imagen regresó al lugar venciendo tormentas, literalmente!

Nuestra Señora de Copacabana (Bolivia, 1583)

Figura realizada a orillas del lago Titicaca. Esta escultura de la Virgen María fue hecha por un indio que había aprendido el oficio en La Paz

SUSCRÍBETE SIN COSTO A SER GRANDE Y RECIBE BENEFICIOS EXCLUSIVOS: AQUÍ

Nuestra Señora de la Presentación del Quinche (Ecuador, 1585)

La tribu de indios Oyacachis contrató la creación de una imagen de la Virgen María para su veneración, que al poco tiempo empezó a concederles milagros.

Nuestra Señora de Caacupé (Paraguay, 1603)

Figura de la virgen tallada en un árbol, que reapareció después de la inundación del lago Tapaicuá.

Nuestra Señora de la Caridad del Cobre (Cuba, 1628)

Estando en el mar, unos marineros encontraron una imagen de la Virgen María sobre una tabla, en la que decía “yo soy la Virgen de la Caridad”. 

En la representación actual figuran personas de rasgos europeos, indígenas y negros, los integrantes del pueblo cubano, en la misma barca, bajo la imagen de la virgen.

Nuestra Señora de Luján (Argentina, 1630)

Esta imagen de la Virgen María fue un encargo. Durante el camino, los bueyes de la carreta en que la transportaban dejaron de andar a orillas del río Luján, señalando el lugar donde la figura quería quedarse para ser adorada.

Nuestra Señora de los Ángeles (Costa Rica, 1635)

Su leyenda cuenta que esta figura de la Virgen María fue encontrada en un monte. Y aunque fue trasladada a diferentes sitios, la imagen desaparecía y era reencontrada en el monte.

Por lo tanto, se decidió construir un templo en el punto al que siempre regresaba.

Nuestra Señora de Coromoto (Venezuela, 1651)

La historia cuenta que la virgen se le apareció en varias ocasiones al cacique Coromoto, tratando de convencerlo a convertirse al catolicismo, hasta que lo consiguió, dejándole una imagen religiosa en su mano.

Nuestra Señora de la Paz (El Salvador, 1682)

Unos mercaderes encontraron una caja en la playa y la llevaron a la ciudad de San Miguel. Al abrirla encontraron la figura de una virgen sosteniendo a Jesús. Se dice que ese suceso hizo que terminara una guerra fratricida que se llevaba a cabo por esos días.

Nuestra Señora Aparecida (Brasil, 1743)

La historia cuenta que un pescador encontró una imagen de la Virgen María al lanzar sus aparejos de pesca en un río, , e inmediatamente su pesca fue muy afortunada.

Nuestra Señora de Suyapa (Honduras, 1747)

Esta figura fue encontrada fortuitamente en un camino y llevada a la aldea de Suyapa, donde empezaron a adorarla y a recibir sus milagros.

Nuestra Señora de los Treinta y Tres (Uruguay, 1825)

Frente a esta figura, 33 patriotas, funcionarios civiles y militares declararon la asamblea soberana. 

Cuando se proclamó la independencia del país, los constituyentes pusieron la patria bajo su protección.

Nuestra Señora de la Divina Providencia (Puerto Rico, 1848)

Esta figura fue llevada desde Barcelona. Está en una capilla de la Catedral Metropolitana de San Juan.

PUEDES LEER: LAS 10 CATEDRALES MÁS IMPRESIONANTES DEL MUNDO

Los altares cotidianos

Virgen María
Foto: Getty Image

Lo anterior es un brevísimo recuento entre histórico y anecdótico de la presencia del fenómeno mariano en nuestros países (hispanohablantes), de la Virgen María como patrona de nuestros pueblos.

Independientemente de la fe y adoración que sostiene o despierta, se trata de elemento cultural fortísimo.

En un nivel mundano viene a la mente, con gracia, el que “patrona” también se interpreta como jefa (en México se llama popularmente “jefa” a la madre de familia). Jefa y patrona son palabras que remiten a quien lleva el mando real. ¡Bien que sabemos a quién conviene poner atención!

Cuéntanos cómo es la veneración a la figura materna, cotidiana o mística, en donde vives.

© Todos los derechos reservados

Etiquetas: , , , , , ,

Compartir este artículo

Rodolfo Ortega Arnáiz

Promotor cultural. Fundador de Ser Grande. Ha trabajado en la promoción y difusión de la cultura por más de 30 años, trabajando con artistas y académicos de todo el mundo.

ro.arnaiz@sergrande-web.com

Otros artículos del autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Imagen publicitaria

Recibe las últimas noticias de
Ser Grande en tu correo

Suscríbete

Sigue nuestras
redes sociales

Imagen publicitaria

Ser grande en instagram