Aumenta la fuente
y
mejora el contraste

Cambios en la maternidad a través de los años

Lectura 6 min

Cada generación ha enfrentado nuevos retos y ha roto paradigmas. Conoce los cambios en la maternidad a través de los años.

Cambios en la maternidad a través de los años
Foto: Jupiterimages de Photo Images

La maternidad, como todo, ha cambiado con el paso de los años.  Se ha adaptado a las necesidades y realidad sociopolítica.

Pero algo es seguro, la mayoría de las mamás han trabajado para que sus hijos tengan mayores oportunidades a las que ellas tuvieron.

PUEDES LEER: SER MADRE A LOS 50

Cambios en la maternidad a través de los años

Te comparto algunos de los cambios en la maternidad que he observado y que incluso se han reportado en estudios.

Mamás de principios del siglo XX

Cambios en la maternidad a través de los años
Foto: Getty Image

Todavía hasta el siglo pasado las madres y los padres eran poseedoras del conocimiento absoluto.

Ellas enseñaban a su prole todo lo que requería para salir adelante en la vida, desde cómo vestir, comportarse, elegir pareja y ser madre o padre.

Las familias eran extensas y las mujeres las encargadas de la educación de los hijos. La participación del varón era mínima, pues él era el proveedor.

Entonces la falta de escolaridad, los prejuicios sociales y el propio sistema familiar pujaban porque los hijos no cuestionaran absolutamente nada e hicieran lo que se les indicaba. ¡Hasta la carrera y el esposo o esposa les elegían!

El golpear a los hijos estaba bien visto para establecer límites. 

Mamás Baby Boomers

Mamás baby boomers
Foto: Getty Image

En la década de los sesenta hubo un cambio importante. La Segunda Guerra Mundial y sus estragos económicos, sociales y políticos llevaron a muchos jóvenes a cuestionar el sistema tradicional. Desde el familiar hasta el social y político.

Los movimientos estudiantiles que marcaron la década de los sesenta y setenta en el mundo dan fe del cuestionamiento.

Las mujeres comenzaron a empoderarse, a trabajar impulsadas por el crecimiento económico de la posguerra) que les abría oportunidades.

La pastilla anticonceptiva les otorgó libertad sexual y económica a quienes así lo decidieron.

La respuesta tan radical y mortal de la sociedad y el gobierno cimbró a este grupo, algunos regresaron “al redil”, pero el movimiento había comenzado.

Las madres “Baby Boomer” se dividieron, algunas permitieron que sus hijos crecieran en un ambiente mucho más abierto a las ideas.

Otras mantuvieron el sistema tradicional, y establecer límites a través de una nalgada era la constante.

PUEDES LEER: FAMILIAS CON DOS MAMÁS: RETOS Y BONDADES

Las mamás de la generación “X”

mamás generación x
Foto: Oleg Baliuk

Las madres pertenecientes a la generación “X”, hijas de los Baby Boomers, continuaron rompiendo con las tradiciones.

Para esta generación ir a trabajar ya era parte de su vida y muchas comenzaron a ocupar puestos directivos.

No obstante, las labores hogareñas todavía se les conferían a ellas y esto las llenó de presión.

A esto se suma que, en la década de los setenta, ochentas y noventas los psicólogos y educadores pujaron por dejar atrás los golpes como forma de establecer límites.  

Recomendaron la negociación para evitar generar daños emocionales.

Esta información sumada al “abandono” de sus hijos para ir a trabajar, llenó a las mamás “X” de culpas.

Trataron de compensar su ausencia consintiendo a sus hijos con todo lo que deseaban y que ellas también desearon pero que no pudieron tener.

También el crecimiento de la delincuencia las llevó a sobreproteger a sus hijos.

La sobreprotección se extendió al ámbito emocional, donde dejaron de poner límites para no dañar. Algunas decían ser “amigas” de sus hijos. 

Además, educaron a sus hijas para que fueran mujeres mucho más independientes, que decidieran ser madres o no, que no buscaran la protección de un varón.

A los varones los educaron para ser más participativos en el cuidado de los hijos y de la casa.

También surgieron nuevas familias encabezadas por dos mamás: las lesbomaternales.

Esta nueva educación que buscaba empoderar y compensar fue acompañada por el desarrollo de la tecnología que rebasó a la generación “X” y Boomer.

Esta realidad ha llevado a las mamás “X” a estar en una encrucijada: por un lado, están felices por ver a sus hijos desarrollarse, pero por el otro se ha perdido el respeto.

La sobreprotección y culpa con la que educaron a sus hijos les envió el mensaje de que ellos se merecen todo con el menor esfuerzo (pues así lo vivieron en casa).

SUSCRÍBETE SIN COSTO A SER GRANDE Y RECIBE BENEFICIOS EXCLUSIVOS: AQUÍ

Las mamás Millennials

Mamás Millennials
Foto: Getty Image

Los “Millennials” (hijos de los “X” y los últimos Boomers), tuvieron acceso a muchísima información y redes sociales que terminó por empoderarlos.

Las mamás Millennials tienen sus propios retos pues la economía hoy las obliga a trabajar. En el caso de ellas la culpa por el “abandono” de sus hijos se ha desvanecido.

Se esfuerzan por darle a sus hijos todas las herramientas y experiencias que requieren o desean, pero son mamás en mucho movimiento, lo que a veces les dificulta la conexión con ellos.

A esto se suma que muchas han reducido el número de hijos, la mayoría tiene hijos únicos. 

¿Que sí vale la pena conservar?

Cambios en la maternidad a través de los años
Foto: Ruslan Guzov

Hoy vemos generaciones de niños muy sobreexigidos, pero también convencidos de que los demás están para servirles, incluso las maestras.

No obstante, también son niños muy dinámicos, libres, autosuficientes y creativos.

Esto me lleva a una reflexión básica: ninguna madre ha sido perfecta, ni lo será.

Cada una ha hecho su mejor esfuerzo. Todas las generaciones han tenido sus partes brillantes y han ido transformando a la sociedad. Algunos de estos cambios son para bien, otros no tanto.

Lo importante es aprender de los errores que nos preceden.

Es aplaudible luchar contra el machismo, empoderar a los hijos, mujeres y varones, para que ellos elijan, pero con responsabilidad. Por eso importante:

1.                  Establecer límites

 He escuchado a muchas mamás decir: “Es que si le digo se va a enojar”.

La frustración es parte de la vida y nos lleva a crear nuevas estrategias creativas.

2.                  Enseñarles que las cosas se ganan

Esto los obligará a poner en marcha todos sus mecanismos y recursos para alcanzar sus objetivos y metas.

3.                  Enseñarles a respetar

Nunca hay que olvidar que el respeto a las diferencias es la base de la paz social.

Que el respeto a la línea de mando genera certeza y deja claro cuáles son las responsabilidades de cada miembro de la familia. 

Las mamás tenemos que recuperar nuestro lugar, y volvernos a empoderar a partir del conocimiento de nosotras mismas, de nuestros valores y áreas de oportunidad.  El apoyo emocional ayuda.

Además pueden apoyarse en los abuelos, que hoy día son una parte muy importante en la transmisión de valores que vale la pena conservar: respeto, límites, el amor al trabajo. 

¿Qué otros cambios en la maternidad a través de los años observas? Compártenos tu opinión.

© Todos los derechos reservados

Etiquetas: , , , , , , ,

Compartir este artículo

Rocío Botello

Psicóloga y Terapeuta familiar. Cofundadora del Centro del Bienestar Integral.

rociobotello.sergrande@gmail.com

Otros artículos del autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Imagen publicitaria

Recibe las últimas noticias de
Ser Grande en tu correo

Suscríbete

Sigue nuestras
redes sociales

Imagen publicitaria

Ser grande en instagram