Aumenta la fuente
y
mejora el contraste

La represión sexual en el franquismo

Lectura 5 min

En el marco del Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, recordamos cómo los gobiernos autoritarios secuestran la libertad.

Nacionalismo católico
Foto: Getty Image

Una cruel dictadura inició en España en 1936 con un golpe de Estado, encabezado por Francisco Franco, y perduró hasta 1975.

Como buena dictadura, logró el control de la sociedad a través de la represión física y moral. El monopolio de la educación fue clave.

Franco encontró en la jerarquía católica a su gran aliada. En 1953 se firmó un Concordato entre España y el Vaticano que, entre otras cosas, señalaba:

“En todos los centros docentes, de cualquier orden y grado, sean estatales o no estatales, la enseñanza se ajustará a los principios del dogma y de la moral de la iglesia católica”.

Es decir, la formación de todos los ciudadanos sería dictada por esta institución, que desde su origen se caracterizó por la promoción de una sociedad patriarcal, por la priorización de la sexualidad con fines reproductivos y la intolerancia a la diversidad sexual.

.

PUEDES LEER: ABSTINENCIA SEXUAL: PROS Y CONTRAS

La represión sexual en el franquismo

El franquismo puso en marcha una violenta cruzada contra los derechos sexuales. A continuación, te presentamos algunas de sus estrategias.  

1. Educación dividida

Parte de los objetivos del franquismo era formar seres humanos obedientes.

Se limitaron las posibilidades intelectuales de las niñas y mujeres, encaminándolas a actividades dentro del hogar, a ser buenas esposas y madres de familia.

A los varones se les educó para ser ciudadanos serviles al régimen, pero a cambio les ofrecían más libertades y derechos.

2. Sin educación sexual

La educación sexual se eliminó completamente. La función del sexo era exclusivamente la procreación.

El placer sexual de las mujeres no se consideraba necesario ni importante.

3. Castidad hasta el matrimonio

mujeres durante el franquismo
Foto: Getty Image

Se aconsejaba que tanto a hombres como mujeres permanecieran castos hasta el matrimonio; sin embargo, a ellos se les permitía tener relaciones con prostitutas.

También era común que los chicos burgueses iniciaran su vida sexual con el personal doméstico.

Si una jovencita perdía su virginidad deshonraba a su familia. Y si quedaba embarazada lo más común era la práctica del aborto clandestino, sobre todo en familias burguesas. 

Aquellas que provenían de familias pobres, simplemente eran echadas de sus casas. 

PUEDES LEER: MASTURBACIÓN DESPUÉS LOS 50, BENEFICIOS Y TIPS

4. La masturbación, más que un pecado

Se decía que la masturbación producía grandes daños físicos y mentales, entre ellos: desnutrición, debilidad corporal, anemia, caries, dolores de cabeza, pereza, acortamiento de la vida sexual, alucinaciones e hijos subnormales.

5. Adulterio castigado

El adulterio era un pecado, pero se castigaba de manera diferenciada.

Los hombres sólo se consideraban adúlteros si su amante vivía con él, en su hogar junto con su esposa, o si su relación ya era conocida de manera pública.

Por lo tanto, para que una mujer pudiese denunciar el adulterio de su esposo tenía que demostrar una vida en común entre los dos amantes. De otra forma podría ser castigada por acusaciones infundadas.

6. Anticonceptivos prohibidos

Los anticonceptivos estaban prohibidos, así como cualquier otra práctica o artefacto que impidiera la reproducción.

En consecuencia, las familias se hicieron extensas y el trabajo en el hogar era extenuante. No había tiempo para el esparcimiento o el placer.

7. Viudas reprimidas

Los viudos tenían que esperar un año desde el fallecimiento de su cónyuge para poder volverse a casar. Si no lo hacían se les imponía una fuerte sanción económica, principalmente a las mujeres.

PUEDES LEER: “SALIR DEL CLÓSET” DESPUÉS DE LOS 50: LOS RETOS

8. Homosexualidad ilícita

La represión sexual en el Franquismo
Foto: The Everett Collection

La homosexualidad fue considerada un pecado y delito. Se homologaba con “corrupción de menores” incluso si las relaciones se tenían con jovencitos de 23 años.

A los militares homosexuales, el Código Penal Militar de 1945, los castigaba con cárcel hasta por seis años, pues era considerada una traición.

Incluso los homosexuales fueron calificados de izquierdistas, enfermos y ateos. Muchos fueron asesinados o encarcelados.

Se estima que durante el Franquismo entre 4,000 y 5,000 homosexuales fueron encarcelados o llevados a manicomios para “corregir su desviación”.

SUSCRÍBETE SIN COSTO A SER GRANDE Y RECIBE BENEFICIOS EXCLUSIVOS: AQUÍ

Consecuencias de la represión sexual

Foto: Guía de la buena esposa

Si bien el franquismo fue una dictadura en España, el orden que impuso resultó atractivo en toda Latinoamérica, un área de influencia histórica natural.

En consecuencia, no es de extrañar que la represión sexual en el franquismo, así como la violencia y rechazo hacia la homosexualidad hayan permeado en nuestros países hispanohablantes con serias consecuencias.

Para empezar tanto en España como en América Latina, desde entonces y hasta la fecha, el analfabetismo alcanza sobre todo a mujeres.

La falta de educación hace presa a las mujeres de prejuicios y de abusos que terminan normalizando. Además, limita su libertad económica, sexual y social. 

La falta de educación sexual y la represión genera dos consecuencias importantes: por un lado, embarazos no deseados y por el otro daños físicos y emocionales.

José Antonio Valverde y Adolfo Abril, en su libro Las españolas en secreto, comportamiento sexual de la mujer en España (1975) escribió: “Podemos estimar las insatisfacciones sexuales femeninas entre un 74% y 78%”.

De acuerdo con datos del Instituto Mexicano de Sexología, a la fecha cerca del 65% de las mujeres desearían que su vida sexual mejorara. 

Por otro lado, el trato inferior a las mujeres y a las personas de orientaciones distintas ha ocasionado una serie de violencias “justificadas” que terminan con la muerte de las víctimas.

Por eso, en el marco del Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia vale la pena reflexionar sobre este tipo de hechos que marcaron y dañaron a generaciones en todo el mundo.

Si conoces más datos sobre la represión sexual en el franquismo y Latinoamérica, no dudes en compartirlos.

© Todos los derechos reservados

Etiquetas: , , , , ,

Compartir este artículo

Mariana Chávez Rodríguez

Comunicóloga especialista en temas de salud. Premio Nacional de Periodismo en Salud 2007. Maestra en educación y terapia psicoanalítica.

marianasergrande@gmail.com

Otros artículos del autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Imagen publicitaria

Recibe las últimas noticias de
Ser Grande en tu correo

Suscríbete

Sigue nuestras
redes sociales

Imagen publicitaria

Ser grande en instagram