Aumenta la fuente
y
mejora el contraste

Derechos sexuales: conócelos y hazlos valer

Lectura 5 min

Todas las personas tenemos derechos sexuales, pues se fundamentan en los derechos humanos universales

Derechos sexuales
Foto: Anton Estrada

Por años la sexualidad fue un tema tabú. Y ni siquiera se consideró el derecho a su ejercicio en condiciones de igualdad, placer, seguridad y respeto. 

Al paso del tiempo y luego de innumerables abusos, los derechos sexuales finalmente fueron reconocidos por instrumentos internacionales y regionales sobre derechos humanos.

La Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS por sus siglas en inglés), considera que la sexualidad está presenta a lo largo de la vida y no solo abarca el sexo.

También se consideran las identidades y papeles de género, la orientación sexual, la intimidad, la reproducción, el erotismo y el placer.

Se tiene claro que la sexualidad se expresa en acciones, pensamientos, fantasías, actitudes, creencias, deseos, valores, prácticas y relaciones. 

Se reconoce que ofrece muchos beneficios físicos, emocionales, mentales y sociales.

Por todo lo anterior, es muy importante conocer nuestos derechos sexuales y hacerlos cumplir. 

En SER GRANDE te compartimos cuáles son tus derechos sexuales de acuerdo con la WAS.

PUEDES LEER: INTELIGENCIA SEXUAL: ¿QUÉ ES Y CÓMO DESARROLLARLA?

Conoce tus derechos sexuales

Derechos sexuales conócelos
Foto: Getty Image

1.- El derecho a la igualdad y a la no discriminación.

La sexualidad debe ejercerse sin distinción alguna de raza, etnicidad, idioma, religión, opinión política.

Así como lugar de residencia, posición económica, discapacidad, edad, nacionalidad, estado civil y familiar, identidad y expresión de género, estado de salud, situación social o cualquier otra condición.

2.- El derecho a la vida, libertad y seguridad de la persona.

Estos derechos no pueden ser limitados por razones relacionadas con nuestra expresión de género, o por acceder o proveer servicios relacionados con la salud sexual y reproductiva.

3.- El derecho a la autonomía e integridad del cuerpo.

Toda persona tiene el derecho de controlar y decidir libremente sobre asuntos relacionados con su cuerpo, su sexualidad, sus comportamientos, prácticas, parejas y relaciones interpersonales; y al mismo tiempo respetar los derechos de los demás.

4.- El derecho a una vida libre de tortura, trato o pena crueles, inhumanos o degradantes.

Nadie deber´´a ser sometido a nungú maltrato como consecuencia de su sexualidad, ni a prácticas tradicionales dañinas como la esterilización, la anticoncepción o el aborto forzado.

5.- El derecho a una vida libre de todas las formas de violencia y de coerción.

Nadie debe ser víctima de violación, abuso, explotación, acoso sexual, bullying, trata de personas o esclavitud con fines de explotación sexual.

Tampoco se pueden pedir pruebas de virginidad o vivir violencia cometida por razón de prácticas sexuales, así como por nuestra expresión de diversidad corporal real o percibida.

6.- El derecho a la privacidad.

Toda persona es libre de decidir respecto a su propio cuerpo, las relaciones sexuales consensuales y prácticas, sin interferencia ni intrusiones arbitrarias.

Esto incluye el derecho a controlar la divulgación a otras personas de la información personal relacionada con la sexualidad.

7.- El derecho al grado máximo alcanzable de salud, incluyendo la salud sexual.

Vivir experiencias sexuales placenteras, satisfactorias y seguras es un derecho y, en consecuencia, tenemos derecho a servicios de atención a la salud sexual de calidad, disponibles, accesibles y aceptables.

8.- El derecho a gozar de los adelantos científicos y de los beneficios que de ellos resulten.

Los beneficios del progreso científico y de sus aplicaciones en relación con la sexualidad y la salud sexual deben estar al alcance de todos.

9.- El derecho a la información.

Es necesario tener acceso a información precisa, sin censura y comprensible relacionada con la sexualidad, la salud y los derechos sexuales a través de diferentes recursos o fuentes.

10.- El derecho a la educación y el derecho a la educación integral de la sexualidad.

La educación sexual debe estar al alcance de todos y ser apropiada a la edad, ser científicamente correcta, culturalmente competente y basada en los derechos humanos.

SUSCRÍBETE SIN COSTO A SER GRANDE Y RECIBE BENEFICIOS EXCLUSIVOS: AQUÍ

11.- El derecho a contraer, formar o disolver el matrimonio y otras formas similares de relaciones.

Las personas deben ser libres de elegir a mantener una relación de pareja, a casarse o no, o tener relaciones similares.

Este derecho incluye la igualdad de acceso a la asistencia social y otros beneficios, independientemente de la forma de dicha relación.

12.-El derecho a decidir tener hijos, el número y espaciamiento de estos.

Decidir tener o no hijos, el número de estos y el espaciamiento entre ellos debe ser una elección libre.

Por ello es importante que todas las personas puedan acceder a las condiciones que influyen y determinan la salud y el bienestar: servicios de salud sexual y reproductiva relacionados con el embarazo, la anticoncepción, la fecundidad, la interrupción del embarazo y la adopción.

13.- El derecho a la libertad de pensamiento, opinión y expresión.

La expresión de la sexualidad, que a la vez respete a los demás, es un derecho de todos. 

14.- El derecho a la libre asociación y reunión pacífica.

Toda persona es libre de organizarse pacíficamente, asociarse, reunirse, protestar y defender sus ideas con respecto a la sexualidad, salud y derechos sexuales.

15.- El derecho a participar en la vida pública y política.

Toda persona tiene el derecho a un ambiente que permita la participación, libre y significativa y que contribuya al desarrollo y la implementación de políticas públicas que involucren su bienestar, incluyendo su sexualidad y salud sexual.

16.- El derecho al acceso a la justicia y a la retribución y la indemnización.

La indemnización incluye el resarcimiento a través de la restitución, compensación, rehabilitación, satisfacción y la garantía de que no se repetirá un acto agraviante.

¿Conocías estos derechos? ¿Consideras que alguno de tus derechos ha sido violentado? Compártenos tu experiencia.

Si quieres saber más sobre los derechos sexuales te invitamos a que entres a la página de la WAS.

Con información del Consejo Consultivo de WAS en marzo de 2014 y de la Federación Mexicana de Educación Sexual y Sexología.

STAFF
direccion_editorial@sergrande-web.com

© Todos los derechos reservados

Etiquetas: , , , ,

Compartir este artículo

Mariana Chávez Rodríguez

Comunicóloga especialista en temas de salud. Premio Nacional de Periodismo en Salud 2007. Maestra en educación y terapia psicoanalítica.

marianasergrande@gmail.com

Otros artículos del autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Imagen publicitaria

Recibe las últimas noticias de
Ser Grande en tu correo

Suscríbete

Sigue nuestras
redes sociales

Imagen publicitaria

Ser grande en instagram