Aumenta la fuente
y
mejora el contraste

Culpas, karmas y pecados: los pesares de la conciencia

Lectura 3 min

En vísperas del Miércoles de Ceniza, inauguramos un nuevo espacio de reflexión sobre cuestiones de peso específico en lo cotidiano

Fotos: Getty Images

Todos lo que hacemos tiene consecuencias. A veces son evidentes, otras parecen intangibles e incorpóreas, pero, no por eso, menos reales. La noción del bien y el mal se manifiesta en las personas sanas y tiene un mayor peso específico en quienes creen o simplemente intuyen que nuestra existencia no se limita a esta vida. 

Hacer consciencia de lo anterior, dimensionar nuestras capacidades e incapacidades, son un paso indispensable para dar cauce a nuestras aspiraciones de hacer de nosotros alguien digno de la bondad de las demás personas, del amor de los cercanos e, idealmente, en paz con uno mismo.

Lo anterior se acentúa al cruzar el umbral de la madurez; al encontrarse en el pasmo y con el miedo que se produce al tener clara la finitud de nuestras vidas. También hay gente que lo descubre siendo jove, y otros en circunstancias poco gratas: pensemos en las personas que en esta pandemia se descubren un día enfermas; que notan el deterioro de su cuerpo, que saben que están ante la amenaza de un virus desconocido y mortal; que ven con angustia las consecuencias de su muerte para sus seres queridos; el miedo a morir, y que además sufren el llegar al final sin reconciliaciones que han sentido necesarias.


Pecado y, más recientemente, karma son palabras que solemos usar, aunque frecuentemente sin conocer sus significados.

En nuestra cultura iberoamericana, de tradición católica, independientemente de cuán practicante sean las personas, “pecado” resuena con implicaciones fatales: mencionemos pecado original, un término que se presenta duro y cruel; que a veces parece como una maldición, un estigma. Las atrocidades de las instituciones religiosas y sus fallas para comunicar de manera empática con la gente se reflejan en la búsqueda de enfoques y prácticas diferentes por parte de la población.

Desde hace un medio siglo comenzaron a divulgarse tradiciones orientales. En los últimos treinta años destaca el budismo. Con éste, la palabra karma comenzó a popularizarse, aunque también muy deformada la mayoría de las veces, pero siempre interpretada como consecuencia de lo bueno y lo malo de nuestras acciones.

Teniendo en puerta el Miércoles de Ceniza, una festividad muy popular y tan llena de símbolos que nos remiten a estos temas, Ser Grande presenta una serie de charlas en video que pondrán los puntos sobre las íes. Lo hacemos con la intensión de brindar un espacio de reflexión sobre cuestiones que tienen un peso específico en lo cotidiano, con herramientas para que nuestras vidas sean más plenas. Tendremos encuentros con representantes de la iglesia católica, del budismo y de la psicología. 

Te invitamos a verlas a partir de mañana 16 de febrero, visitando nuestro nuevo espacio multimedia que, más que para gente mayor, es para quien busca SER GRANDE.

Rodolfo Ortega Arnáiz
Director

© Todos los derechos reservados

Etiquetas: , , , , , , ,

Compartir este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Imagen publicitaria

Recibe las últimas noticias de
Ser Grande en tu correo

Suscríbete

Sigue nuestras
redes sociales

Imagen publicitaria

Ser grande en instagram

No images found!
Try some other hashtag or username
Síguenos