Aumenta la fuente
y
mejora el contraste

Scout siempre: Juan Antonio Rugama una vida de servicio

Lectura 7 min

A sus 70 años Juan Antonio Rugama es un scout dedicado a la formación de jóvenes y niños convencido de que dejarán el mundo mejor de como lo han encontrado

Juan Antonio Rugama scout
Foto: cortesía Juan Antonio Rugama

Imagínate pasar toda tu vida jugando, enseñando, aprendiendo y trabajando por dejar a tu familia, comunidad, país y planeta mejor de cómo los encontraste.

Así ha sido la vida del abogado Juan Antonio Rugama, actualmente subjefe del grupo no. 7 en Naucalpan de Juárez y quien ha sido scout desde que era un niño.

“Entré a los siete años y he permanecido en el movimiento pues ser scout es una forma de vida”.

Los scouts son una agrupación formada en 1906 por el ex militar Robert Stephenson Smyth Baden-Powell quien formó parte del ejército británico y combatió en Sudáfrica.

Tomando como base su experiencia en el liderazgo de diversas patrullas militares, propuso crear una metodología para la formación de niños y jóvenes comprometidos con su familia, país y planeta.

El primer campamento lo organizó en 1907 en Inglaterra, el cual se convirtió en un éxito, de ahí que un año después publicará el libro “Escultismo para muchachos”, donde vierte toda su metodología y que a la fecha sigue vigente.

Desde entonces el Movimiento Scout se extendió por todo el mundo. Actualmente se encuentra en más de 200 países y más de 500 millones de personas han sido Scouts.

En México el movimiento llegó en 1911 y en 1940 se fundó la Asociación Scout de México A. C. (Asmac).

PUEDES LEER: JULIETA FIERRO: ¿CÓMO APOYAR EL TALENTO FEMENINO?

Pensamiento y desarrollo scout

Baden Powell scouts

“Nuestra metodología es sencilla, enseñamos jugando y nuestro objetivo es claro:  formar seres humanos que dejen el mundo mejor de como lo encontraron”, comenta Juan Antonio Rugama.

Para lograrlo, explica, el escultismo tomó como filosofía el estoicismo griego (corriente filosófica fundada en Grecia en el siglo 3 a.C.), que aportó herramientas para potenciar la felicidad y vencer la adversidad.

Así a través de juegos y retos en equipo los niños y jóvenes desarrollan competencias para la vida como el trabajo en equipo, fortaleza física y mental, la responsabilidad social, la comunicación efectiva, el logro a través del esfuerzo,  la disciplina y el gusto por la formación continua.

El liderazgo es una de las principales competencias que se desarrolla. “Los scouters (guías) analizan el perfil de cada niño y ven qué tipo de liderazgo puede ejercer. Hay 12 tipos, pero el liderazgo propositivo es la constante”.

El líder propositivo, puntualiza, es capaz generar movimientos a favor de un cambio positivo y propositivo.

También durante las juntas semanales (que se realizan todos los sábados por la mañana o por la tarde) los niños y jóvenes adquieren habilidades de supervivencia, primeros auxilios, astronomía, desarrollo humano, etc.

“El pensamiento scout y nuestro movimiento además se guía por una ley que promueve la lealtad, el ser digno de confianza, el servicio, la amistad, la cortesía, el cuidado a la naturaleza, la responsabilidad, la resiliencia, la sencillez y la limpieza de pensamiento, palabras y acciones”.

Quienes ingresan al movimiento, explica Juan Antonio Rugama, tienen que hacer una promesa scout, en la que se comprometen a cuidar y servir a su familia, patria, su religión (la que profesen), el planeta y a todo aquel que lo necesite. 

PUEDES LEER: KARATE DESPUÉS DE LOS 50 AÑOS, UNA HISTORIA DE ÉXITO

Una vida de servicio

Juan Antonio Rugama, grupo 7 scouts Naucalpan
Foto: Cortesía Juan Antonio Rugama

Señala Juan Antonio Rugama que cuando se crece y se forma bajo el pensamiento scout se adquiere este estilo de vida para siempre. A él así le ocurrió.

Con 23 años ya era coordinador general del Programa Nacional de Desarrollo de la Comunidad del entonces Instituto Nacional de Protección a la Infancia (hoy DIF).

Ser scout también fue clave para su interés en una formación continua. Se especializó en derecho burocrático e internacional así como amparo.

Aademás, a sus 70 años esta por finalizar un doctorado en derecho del trabajo.

También, logró consolidar una carrera exitosa y honrada en instituciones gubernamentales donde la corrupción se ha denunciado continuamente. 

Laboró para la Secretaría de Trabajo, el Gobierno del Distrito Federal, la Policía Auxiliar, el Ayuntamiento de Atizapán, el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje, en el Sindicato de Trabajadores al Servicio del Estado, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y el Servicio de Aduanas.

“Yo hablaba con los trabajadores y les decía: nosotros somos un granito de arena en un mar, pero aquí no habrá corrupción.

“Si alguien no está de acuerdo puede cambiarse de área, porque al que sea sorprendido en actos indebidos, será castigado conforme a la ley”.

Evidentemente esta filosofía, en un México plagado de corrupción,  le trajo problemas tanto laborales e incluso puso en riesgo su vida.

“De algunos trabajos me corrieron, fui amenazado y en una ocasión sufrí un atentado en el que recibí dos impactos de bala en la pierna”, recuerda.

Sin embargo, señala, que estos hechos para él eran un claro indicio de que estaba haciendo las cosas bien.

PUEDES LEER: MARTHA CHAPA, MUJER EMPRENDEDORA Y ARTISTA

Una familia scout

Meche y Ruth Rugama scouters
Foto: Juan Antonio Rugama con sus dos hijas Meche (izq.) y Ruth (der.)

Juan Antonio Rugama además consolidó una linda familia al tiempo que atendía a los scouts.

Fundó en total cuatro grupos scouts, de los cuales uno de ellos sigue operando (el 205 en la colonia Reforma Iztaccíhuatl en la delegación Iztacalco).

Además, integró a sus 2 hijas (Ruth y Meche) y su esposa (quien ya falleció) al movimiento, convirtiéndose también en líderes scouts.

Actualmente su nieto de 15 años forma parte de la tropa del grupo 7.  “Somos una familia scout y hemos vivido el escultismo ampliamente”.

De hecho, él y su familia así como su grupo de scouts  participaron en el rescate de personas y apoyo a voluntarios y a damnificados en los sismos de 1985 y 2017.

PUEDES LEER: SENSIBILIZARTE, MÚSICA PARA LA MENTE Y EL CORAZÓN

Inclusión del movimiento scout

Movimiento scout
Foto: Getty Image

Juan Antonio Rugama subraya lo orgulloso que se siente de pertenecer a un grupo y movimiento que se ha caracterizado por ser inclusivo.

Si bien comenzó como una agrupación de varones, pronto abrió espacios para mujeres.

Además, en sus inicios los principios católicos regían al movimiento, a la fecha todas las religiones son recibidas.

También no hay restricciones para orientaciones sexuales ni edad. “Aquí todos somos iguales, lo cual te permite aceptarte tal cual eres al igual que a tus compañeros, potencializando cualidades a favor de tu equipo (seisena, patrulla o clan)”.

SUSCRÍBETE SIN COSTO A SER GRANDE Y RECIBE BENEFICIOS EXCLUSIVOS: AQUÍ

Nuevas generaciones de scouts

Grupo 7 scout  Nacualpan
Foto: Grupo 7 Naucalpan

A sus 70 años Juan Antonio, ya está jubilado sin embargo se mantiene activo laboralmente a través de su propio despacho de abogados que sigue los mismos principios de los scouts. 

Como scout mantiene su compromiso de formar a nuevas generaciones, lo cual llena su tiempo de alegría y conocimiento, porque que ser scouter requiere capacitación continua.

Él invita a los seguidores de Ser Grande a unirse al movimiento, pues a diferencia de otros rubros donde la edad sí es una limitante en los scouts no lo es.

“Nuestros chicos conocen el valor del pasado y lo respetan, pues tienen la claridad de que si quieren dejar este mundo mejor de como lo encontraron el ejemplo y la experiencia son herramientas que valen oro”, concluye Juan Antonio Rugama.

PUEDES LEER: INFLUENCERS ADULTOS, EL VALOR DE LA EXPERIENCIA

¿Sabías que?

El saludo scout

Saludo
Foto: Getty Image

Se hace con el  dedo pulgar sobre el meñique y simboliza que el mayor protege al menor. 

Los tres dedos que están levantados significan: patria, Dios y familia. 

La flor de lis es la insignia scout 

Flor de lis
Foto: Getty Image

Fue elegida porque señala la dirección hacia lo alto, como el camino que hay que seguir para cumplir con  el deber y ser útil a los semejantes.

Las tres hojas (o pétalos) recuerdan las tres partes de la promesa scout: ser útil a la patria, a Dios y a la familia.

© Todos los derechos reservados

Etiquetas: , , , , , , , ,

Compartir este artículo

Mariana Chávez Rodríguez

Comunicóloga especialista en temas de salud. Premio Nacional de Periodismo en Salud 2007. Maestra en educación y terapia psicoanalítica.

marianasergrande@gmail.com

Otros artículos del autor

2 respuestas a “Scout siempre: Juan Antonio Rugama una vida de servicio”

  1. JUAN RUGAMA dice:

    excelente artículo y felicidades y muchas gracias Mariana

  2. Mercedes dice:

    Hermoso artículo… Muchas gracias Mariana Chávez, quien también es scout de corazón, interesada en dejar éste mundo mejor de como lo encontró..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Imagen publicitaria

Recibe las últimas noticias de
Ser Grande en tu correo

Suscríbete

Sigue nuestras
redes sociales

Imagen publicitaria

Ser grande en instagram